El Balcón de San Juan

Aquí, donde cielo y tierra nunca se juntan, descansa la inmensa llanura del Campo de San Juan. Interminable espacio donde recrear los sentidos y descansar del viaje, mientras la vista se complace recorriendo los infinitos matices de esta tierra histórica o “saboreando” el espectáculo diario de un atardecer.

Nada mejor para disfrutar plenamente de la cultura culinaria manchega y de su rico pasado histórico, que hacerlo en uno de los entornos privilegiados de la zona, rodeado de los “gigantes” que inmortalizara Cervantes y en el mismo escenario donde se desarrolla uno de los pasajes más importantes de su Obra: La lucha con los molinos de viento.

Sin lugar a dudas, deleitarse con las excelencias de nuestra gastronomía manchega en un escenario tan particular, es una de las experiencias más reconfortantes para el espíritu y el paladar.

Las Cuevas

Le proponemos una experiencia histórica difícil de olvidar. Adéntrese en una típica cueva-vivienda del siglo XVI, excavada en la roca en el mismo corazón de la Sierra de los Molinos de Campo de Criptana. Todas las estancias están ambientadas con los diversos utensilios que, durante siglos, han servido para desarrollar las distintas faenas agrícolas y del “cuidado del hogar” a sus moradores.

Disfrute de un festín gastronómico acompañado por toda nuestra historia y saber hacer.

Terraza- Mirador

Siéntase como espectador (o protagonista) de uno de los pasajes más importantes de la inmortal novela de Cervantes:

En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos que hay en aquel campo, y así Don Quijote los vió, dijo a su escudero: – La aventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o poco más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. – ¿Qué gigantes? – dijo Sancho Panza. – Aquellos que allí ves – respondió su amo – de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. – Mire vuestra merced – respondió Sancho – que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino. – Bien parece – respondió Don Quijote – que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo, quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

“El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”
Miguel de Cervantes Saavedra.

Nuestra cocina

Nuestra gastronomía es una buena muestra de la generosidad y el ingenio de la cocina manchega, basada en las ricas tradiciones de la zona y en los productos autóctonos de calidad, mezclados con propuestas culinarias innovadoras que le ofrecerán sabores y sensaciones realmente sorprendentes.

Cargando